Maine Coon

Originaria de Maine, en los Estados Unidos, de la cual toma parte su nombre, Coon proviene de la palabra racoon, mapache. Se le atribuyó este nombre por la similitud que tiene con los dibujos de anilla de la cola. La leyenda cuenta que el Maine Coon sería fruto de la unión entre un mapache y un gato salvaje. Esta idea, aunque romántica, es genéticamente imposible. El origen real no es ciertamente conocido pero existen varias hipótesis y leyendas:
Una habla de la posibilidad entre el cruce de gatos de Angora, llegados con marinos desde el Medio Oriente, y gatos introducidos por los primeros colonos europeos. También existe la leyenda que son descendientes directos de gatos que María Antonieta envió a América. Otra historia cuenta que son el fruto de la unión de pequeños linces norteamericanos con gatos domésticos. Lo más verosímil es creer que el Maine Coon tiene unos orígenes comunes con el gato nórdico (conocido como Bosques de Noruega). Puede que los vikingos los llevaran hasta la costa americana y que allí se desarrollaran de forma natural.El primer Maine Coon presentado en exposiciones felinas, fue un macho negro y blanco en 1861.

En 1960 se fijó el estándar. En 1976 fue reconocida por CFA y en 1980 por la FIFE (Fédération internacional féline) . Desde entonces el Maine Coon ha ido ganando popularidad, siendo una de las razas más importantes.